Revista de actualidad, cultura y pensamiento

Sobre la violencia

En Cultura política/Pensamiento por
Tiempo de lectura: 10 minutos

Acercarse a la obra de Hannah Arendt (1906-1975) suele ser una experiencia tan desafiante como refrescante. Y adulta, cabría añadir. Nunca he tenido la oportunidad de trabajarla “monográficamente” en clase, pero llevo ya dos años animando a su lectura en posgrado. Creo no exagerar cuando digo que la respuesta del alumnado es abrumadoramente positiva: explicar sus ideas, conocer su vida, seguir sus indicaciones y realizar ejercicios de comprensión te lanza de lleno a practicar la filosofía en el siglo XXI superando las estrechas barreras de la especialización y la erudición.

La experiencia, decía, es desafiante porque su estilo de escritura no es precisamente diáfano: requiere una lectura paciente y dispuesta a meditar afirmaciones y teorías que, a primera vista, pueden parecer contraintuitivas o inclasificables —si bien una cierta cultura o bagaje filosófico pueden hacer que dichas proposiciones resulten menos chocantes. Y refrescante, precisamente, por esto último, por su capacidad de atacar los lugares comunes y revisar críticamente muchas de las concepciones asumidas por el lector, como puso de manifiesto con su conocida y discutida tesis sobre la “banalidad del mal” —al mostrar que, en el nazi Adolf Eichmann, la maldad de sus actos no provenía de una naturaleza monstruosa o demoníaca sino de la irreflexividad.

Añádase a todo esto la genuina radicalidad de muchos de sus escritos (esto es, la cualidad de ser genuino trabajo filosófico) y, junto con ello, la independencia en sus planteamientos (“¿Qué es usted? ¿Conservadora? ¿Liberal?”, “No lo sé”, respondía en 1972) y quizá el no iniciado comience a entender la actualidad del pensamiento de Arendt, algo sin duda sorprendente habida cuenta de los cuarenta años transcurridos desde su fallecimiento.

 

Pensar la violencia

 

Como escribía Juan José García-Noblejas en el centenario de su nacimiento, Hannah Arendt fue una pensadora “situada” en su tiempo: reflexionó sobre el totalitarismo en los años 50 del siglo XX, sobre la crisis de la tradición humanística en los años 60, y sobre la legitimación de la violencia en los movimientos de protesta de los años 70. El libro Sobre la violencia —originalmente aparecido como suplemento de The New York Review of Books en febrero de 1969— es la mejor muestra de esto último.

On Violence vio la luz por primera vez en castellano en 1970 (trad. de Miguel González, Joaquín Mortiz, México) y, en España, en 1973 (Crisis de la república, trad. de Guillermo Solana, Taurus, Madrid). Alianza publicó esta misma traducción como volumen individual en 2005 y, por lo general, es un texto conocido entre los teóricos de la política y los estudiosos de la obra arendtiana. Quién sabe si el estreno de la muy digna película de Margarethe Von Trotta sobre la pensadora alemana, los brotes de violencia en Europa, EEUU y Oriente Medio o, simplemente, el agotamiento de la primera edición hayan podido motivar esta segunda.

Quien esto escribe no es especialista en Arendt. Como mucho, un rendido admirador de su persona y pensamiento. Aclaro esto porque no pretendo ofrecer una discusión crítica sobre el libro sino, más bien, una exposición de su contenido: el tema del escrito, su tesis e ideas principales. Estudios más pormenorizados se pueden localizar fácilmente en Mery Castillo, Ana Laura Nettel, Anabella Di Pego, Claudia Hilb o Antonio Gómez Ramos.

El escrito de Hannah Arendt que nos ocupa es relativamente breve y se divide en tres partes. En la primera, la pensadora política contextualiza la relevancia del tema y adelanta algunas ideas sobre la acción violenta. En la segunda parte, Arendt analiza la relación entre poder y violencia y enuncia la tesis principal del libro. Finalmente, si la violencia no es coextensiva con el poder, Arendt se propone en la última parte abordar la naturaleza y causas de la violencia.

¡Toca o haz click en la imagen para ir en nuestro auxilio!

Los imprevistos del cambio violento

El uso de la violencia ha tenido y tiene mucha fuerza en la retórica de la revolución, algo que Arendt ya había estudiado en Sobre la revolución (1962). Piénsese que, cuando la autora escribe este libro, el eco de mayo del 68 estaba muy vivo en todo el mundo, los movimientos anti-bélicos en alza, los grupos pro derechos civiles habían obtenido varios éxitos no sin apelar en ocasiones a la violencia y las dictaduras comunistas se encontraban en pleno auge. Y, sin embargo, señala Arendt, aunque aderezaran sus discursos con lenguaje marxista, no es precisamente esta izquierda la que defiende la violencia, sino más bien los revolucionarios de corte existencialista. Lo cual tiene sentido. Si hay algo que comparten los humanismos de izquierda, recuerda Arendt, es la idea de autocreación del hombre: en Marx, mediante el trabajo; en Hegel, mediante el pensamiento; pero, en Sartre, esa autocreación es el medio para hacer un nuevo hombre y es un medio violento, pues el otro es de hecho un obstáculo para mi autocreación (p. 24).

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Los que quedamos en medio

En realidad, si los estudiantes rebeldes y los revolucionarios no renunciaban —y aún no renuncian del todo— al marxismo es porque no renuncian a la idea de progreso y a un progreso decimonónico, que se concibe ilimitado (aunque no inesperado, sino resultado necesario de lo que ya conocemos) gracias al avance de las ciencias naturales (pp. 39-40, 43, 45-46).

 

Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir se entrevistan con Che Guevara (Cuba, 1960)

Esta creencia en un progreso ilimitado es lo que da sentido a la rebeldía y al discurso sobre la acción violenta que, cuando se pasa de la retórica a los hechos, resulta en un tipo de acción que se rige por la categoría medios-fin. Por su carácter instrumental, la violencia siempre necesita herramientas (armas, tecnología), pero en cuanto acción tiene resultados impredecibles. Así, haciéndose eco de la conocida distinción entre las tres dimensiones de la vida activa (trabajo, producción y acción) que llevaba a cabo en La condición humana (1958), Arendt escribe que “como la finalidad de la acción humana, a diferencia de los bienes fabricados, nunca puede ser fiablemente prevista, los medios utilizados para lograr objetivos políticos son más a menudo que lo contrario de importancia mayor para el mundo futuro que los objetivos propuestos” (pp. 12-13).

 

La guerra no sigue con nosotros por un deseo de muerte, un instinto de agresión o por el peligro del desarme, sino porque no ha aparecido un sustituto de este árbitro final.

 

Eso explica el hecho incontestable de que el siglo XX haya sido un siglo de guerras y revoluciones pero, sobre todo, de violencia propiciada por el desarrollo de los medios de violencia. La guerra (violencia organizada), en efecto, no sigue con nosotros por un deseo de muerte, un instinto de agresión o por los peligros del desarme sino por el simple hecho de que no haya aparecido todavía en la escena política un sustituto (otro medio) de este árbitro final (pp. 13-14), reconoce Arendt con su habitual realismo. Lo cual no significa que no resulte aterrador cuando la recomiendan especialistas científicos que no piensan, sólo calculan probabilidades, proponen soluciones drásticas y no comprenden la importancia de las acciones humanas (Arendt pone aquí como ejemplo de think tank la Rand Corporation, que curiosamente sería años más tarde la casa del célebre y discutido Francis Fukuyama). Estos analistas “se dedican a estimar las consecuencias de ciertas configuraciones hipotéticamente supuestas sin, empero, ser capaces de probar sus hipótesis con los hechos actuales”, lo que, citando a Richard N. Goodwin, “puede conducirnos a creer que poseemos una comprensión de los acontecimientos y un control sobre su fluir que no tenemos” (pp. 15-16).

I got the power!

 

Precisamente tomando pie en la distinción medios-fin, Arendt desarrolla el capítulo central del libro, sin duda el más interesante. La violencia se asocia habitualmente con el poder, y no sólo como tópico. Si algo tienen en común la  mayoría de teóricos políticos es la idea de que el poder es dominio del hombre sobre el hombre. Pero cuando todo (poder, potencia, fuerza, autoridad, violencia) se reduce a dominio, se olvida que estamos ante fenómenos distintos. Así, según Arendt, mientras el poder es la capacidad para actuar concertadamente que pertenece al grupo y que existe mientras el grupo se mantenga unido, en cambio la violencia tiene que ver con los instrumentos para multiplicar la potencia natural de una persona (pp. 60-63). Esta distinción sirve a Arendt para desarrollar un luminoso razonamiento que podríamos esquematizar así:

  • El poder corresponde a la esencia de todo gobierno y no necesita justificación.
  • La violencia, que es un instrumento, necesita guía y justificación.
  • Luego, la violencia no es la esencia del gobierno.

Para entenderlo, conviene aclarar que, según Arendt, el poder —al igual que otras realidades como la paz— es un fin en sí mismo, no un medio para nada específico. Tampoco el gobierno (como poder organizado e institucionalizado) es o debería ser un  medio para algo concreto no político (felicidad, igualdad de clases, etc.). De hecho, como señala Arendt con su áspero realismo, existe un problema cuando hacemos de lo político un medio: o lo es para lo obvio (convivir juntos) o lo es para la utopía (pp. 60-70). En definitiva, allí donde hay comunidad política, hay poder, y no necesita justificación, sino legitimidad de origen. “El poder surge allí donde las personas se juntan y actúan concertadamente, pero deriva su legitimidad de la reunión inicial más que de cualquier acción que pueda seguir a ésta”. Por eso la legitimidad mira al pasado, la justificación al futuro, a un fin que se encuentra alejado. Y de ahí también que la violencia puede ser justificable, pero nunca será legítima (pp. 69-71).

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Una aproximación al caso de "La Manada"

En resumidas cuentas, concluye la segunda parte, poder no es lo mismo que violencia. “El poder y la violencia son opuestos; donde uno domina absolutamente falta el otro. La violencia aparece donde el poder está en peligro pero, confiada a su propio impulso, acaba por hacer desaparecer el poder […]. La violencia puede destruir al poder; es absolutamente incapaz de crearlo”. Más aún, violencia y poder son opuestos en un sentido peculiar. De la misma manera que, como afirma la tradición occidental, el mal es ausencia de bien, también la violencia es ausencia de poder. Pero con una salvedad: de la violencia no se deriva poder. Esto es, concluye Arendt contra cierta comprensión de la relación entre bien y mal, la violencia no es la manifestación temporal de un bien todavía oculto (p. 76).

 

Elucidar la violencia

 

Pero, entonces, ¿qué es lo que es la violencia? En teoría, Arendt dedica la última parte de On Violence a dilucidar este asunto. Literalmente, no ofrece una definición explícita de qué es la violencia, aunque sí da varias pistas para que el lector llegue a entender que la violencia es, fundamentalmente, un instrumento, que surge por la rabia y la injusticia y que resulta tan tentadora por su rapidez e inmediatez.

La primera pista consiste, justamente, en la afirmación de que la violencia ni es bestial (o inhumana) ni es irracional. La violencia suele surgir de la rabia (prima facie, un afecto irracional), pero la rabia no es una reacción automática ante la miseria y el sufrimiento, sino sólo ante el sufrimiento evitable. Tampoco es una ofensa estrictamente personal o arbitraria, es una ofensa a nuestro sentido de la justicia. La rabia es, de hecho, un tipo de indignación ante el mal (ergo, una respuesta tan afectiva como racional). La rabia y la violencia, aunque no sigan argumentación racional ni ponderen las consecuencias, no son irracionales (de hecho, hay situaciones que exigen respuestas iracundas y poco meditadas) (pp. 82-83). Lo que de verdad resulta inhumano es no sentir emociones, pues para responder razonablemente a algo, uno primero debe sentirse afectado (p. 84).

Ahora bien, en contra de ciertos autores en auge cuando se publicó Sobre la violencia, Arendt sostiene que la violencia no es racional por su capacidad creadora ni por ser expresión de vida. Para Franz Fanon y Georges Sorel, donde hay vida, hay violencia y capacidad renovadora,
lo mismo que para los estudiantes de la generación rebelde, que igualaban violencia, vida y creatividad. En el fondo de estos planteamientos, explica con mucha agudez Arendt, siguen latiendo las viejas filosofías vitalistas, ya sea la de Marx (la vida es creativa como la sociedad es productiva), la de Nietzsche (la violencia promueve vida) o la de Bergson (la creatividad es el bien supremo) (pp. 96-97).

El problema, en todo caso, es que si a esta equivalencia de violencia y vida le unimos la asunción de que poder y violencia son lo mismo, se llega a una peligrosa y muy extendida visión orgánico-biológica del poder, cuya naturaleza entonces consiste en crecer y expandirse y donde tan “natural” es la destrucción violenta como la reforma no violenta (p. 98). Una visión de la que tampoco se sale postulando la existencia de manos invisibles que armonizan la búsqueda racional del interés propio. En los conflictos de interés, de hecho, no hay un intento biológico de expandir el poder del grupo ni tampoco una discusión por un interés común, sino un interés en el yo, inmediato y “realista”. Donde hay conflicto, genuino e irreductible, entre individuos no es razonable esperar un comportamiento no violento ni una argumentación racional ni confiar en que la gente se someta a un interés común y público, precisamente por la discrepancia de tiempo entre lo que me conviene a mi (inmediato, fácil de saber) y lo que conviene a todos (incalculable, a largo plazo) (pp. 102-103).

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  La lírica del eterno dominguero

La violencia, en definitiva, sólo es racional cuando busca objetivos a corto plazo. “Siendo por su naturaleza un instrumento”, escribe Arendt, la violencia “es racional hasta el punto en que resulte efectiva para alcanzar el fin que deba justificarla. Y dado que cuando actuamos nunca conocemos con certeza las consecuencias eventuales de lo que estamos haciendo, la violencia seguirá siendo racional sólo mientras persiga fines a corto plazo. La violencia no promueve causas, ni la historia ni la revolución, ni el progreso ni la reacción; pero puede servir para dramatizar agravios y llevarlos a la atención pública”. De hecho, la violencia, más que revolución, lo que fomenta y busca son reformas (pp. 103-104).

 

La violencia no promueve causas (…) De hecho, más que revolución, lo que fomenta y busca son reformas.

 

Hoy en día, sin embargo, existen formas de violencia en nuestra organización social que pasan desapercibidas por su carácter ubicuo, civilizado y “regulado”. Y es que, a más burocratización de la vida pública, más violencia, porque la burocracia inhibe la acción. Y, justamente, lo que hace del hombre un ser político es su capacidad de acción, de unirse a sus iguales para actuar concertadamente. Como subraya Arendt aquí y en otros lugares de su obra, “como todos llegamos al mundo por virtud del nacimiento, en cuanto recién llegados y principiantes somos capaces de comenzar algo nuevo” (p. 108). Lo que hace al ser humano capaz de acción es su condición de natalidad, la capacidad de comenzar algo nuevo, hoy en día en crisis a causa tanto del progreso científico como de la burocracia organizada: el primero promete solucionar todas nuestras carencias y el segundo ignora cualquier curso de acción imprevisto, ambos con el resultado de anular la acción humana modesta pero innovadora (pp. 106-108). Esta peculiar contradicción la vemos hoy en día en el tipo de impotencia que caracteriza al poder, que es capaz de controlar procesos extraordinarios e imposibles (como viajar a la Luna y a Marte o confirmar el modelo teórico de la física estándar) pero no atender a lo cotidiano, es decir, hacer lo posible (a bote pronto: proveer una sanidad de calidad, garantizar la seguridad, cuidar la educación, evitar guerras o generar condiciones para el empleo) (pp. 113-114).

 

En resumidas cuentas

 

El libro, en definitiva, alberga tres grandes méritos que hacen recomendable su lectura. El primero es el gran ejercicio de filosofía política que Arendt lleva a cabo al desentrañar los presupuestos de fondo presentes en el discurso y acciones de los defensores de la violencia, teóricos políticos y jóvenes rebeldes: la idea ética y metafísica de progreso, la concepción de la política como dominio del hombre sobre el hombre, las filosofías vitalistas.

El segundo aspecto destacado es la madurez del pensamiento de la autora y, con ello, lo bien que resuenan en el texto ideas típicamente arendtianas sobre la precariedad de la acción humana, la condición de natalidad como posibilitante de la acción, el comienzo del espacio público como lugar de acción concertada o la superioridad y capacidad humanizadora del pensamiento sobre el puro cálculo.

Por último, la distinción entre lo justificable y lo legítimo no deja de suponer una piedra de toque para ciertos debates contemporáneos que pretenden ofrecer distintas justificaciones para la democracia y que olvidan que los gobiernos democráticos, más que ponerse al servicio de algún objetivo, lo que necesitan es legitimidad. No es su justificación lo que hace al sistema democrático valioso. Es, más bien, su carácter “imposible” —por usar lenguaje derridiano— o radicalmente novedoso y el hecho de que, en principio, ofrezca un marco para la acción concertada y para la aparición de auténtica novedad e imprevisibles soluciones constructivas por encima del previsible instinto agresivo, la discordia y el odio lo que hace de la democracia —y, por extensión, de lo político— una “promesa”, como tantas veces se ocupó de recordar Hannah Arendt.

 

Hannah Arendt, Sobre la violencia, traducción de Guillermo Solana, Alianza, Madrid, 2012, 140 pp. ISBN: 978-84-206-7585-5 (On Violence, Brace and World, Nueva York, 1970).

 

¿Te ha interesado? Suscríbete a nuestro boletín semanal para recibir un resumen de los artículos.

 

Buenos Aires, 1979. Soy "profesor de Filosofía" (los demás juzgarán si soy "filósofo") en la Universidad Francisco de Vitoria, y trágica e inevitablemente atraído por el pensamiento político, la ficción audiovisual y literaria y, como aficionado, por la música rock. Inspirado por Hannah Arendt, lo que más me interesa es comprender. Lo que más detesto, la palabrería y los tópicos.

Lo último de Cultura política

Pompeyos

Queda por ver si la literal decapitación del cónsul romano no se
Ir al inicio
A %d blogueros les gusta esto: