Revista de actualidad, cultura y pensamiento

Plata y sangre: La conquista del Imperio inca y las guerras civiles del Perú

En Historia por
Tiempo de lectura: 4 minutos

Es muy difícil abordar un tema histórico con la suficiente objetividad cuando dicho tema es tergiversado hasta la saciedad por distintas ideologías. Unos en un sentido, y otros en otro. En el caso de la conquista del Imperio inca por los adelantados españoles (afirmación que debe ser matizada), es claro: para unos, los españoles (todos en un mismo saco) fueron al Perú para exterminar y robar, mientras que el Tahuantinsuyu era un dechado de buen gobierno, libertad religiosa y anodina felicidad en general. Para otros, los incaicos eran poco más que bestias sin corazón, ávidas de sacrificios humanos y con la imperiosa necesidad de ser civilizados, siendo los españoles la personificación de esa bondad gratuita de la civilización, el orden, la paz y, en definitiva, las bondades de la cultura occidental. Pues bien, hay que saber, y hay que dejarlo claro, que esas visiones falaces y maniqueas de unos y otros no son ciertas. Pero por suerte, libros como el de Antonio Espino López, Plata y sangre. La conquista del Imperio inca y las guerras civiles del Perú, publicado en Desperta Ferro Ediciones, dejan de manifiesto la realidad, compleja, cambiante y sin ideologías, de procesos históricos como el de la conquista del Imperio inca, amén de las guerras civiles del Perú.

En segundo lugar, hay que destacar la perspectiva a través de la cual Antonio Espino aborda el tema. Es la conocida como New Military History, alumbrada por el gran historiador militar británico John Keegan, y cuyos postulados dirigen la investigación hacia el conocimiento de la psicología del soldado, hacia lo que vive durante la campaña y cómo lo vive. Ciertamente, Espino reproduce el desarrollo de las más importantes batallas de la conquista y las guerras civiles, pero siempre teniendo en cuenta importantes factores como la moral, el miedo, la disciplina, el cansancio, el armamento, la logística, etc. Es decir, la obra no es una historia lineal de las andanzas de Francisco Pizarro, sus hermanos y sus asociados, sino que a través de las crónicas y cartas de los protagonistas, Antonio Espino acerca al lector a la experiencia vivida por cada uno de aquellos primeros europeos en entrar en contacto con los pueblos del Perú.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Sólo el asombro conoce

Dicho lo anterior, hay que señalar que la estructura del libro es lineal, en un sentido cronológico, excepto el capítulo 3, “Almagro, Valdivia y la conquista de Chile, 1535-1553”, que es paralelo al 2, “La caída del Imperio inca”, y que, como señala Espino López, merecía un capítulo aparte. Además, en el capítulo 1, “Un imperio por conquistar”, el autor hace una muy necesaria síntesis introductoria sobre el Imperio inca y su situación a la llegada de los españoles. Los tres capítulos finales, están dedicados a las guerras entre españoles en el Perú, desde los enfrentamientos entre los adeptos de Pizarro y los de Almagro (asociados al principio), poniendo como primer hito la batalla de Las Salinas el 6 de abril de 1538, hasta la derrota de Hernández Girón el 25 de noviembre de 1554.

¿Quieres que podamos seguir haciendo más textos de este estilo? Entonces pincha o toca la imagen para suscribirte a nuestra newsletter

Y, ¿cómo conseguir esa difícil objetividad que señalábamos al principio de estas líneas? En primer lugar, se ha de partir sin ningún tipo de prejuicio o presupuesto ideológico, lo que Antonio Espino consigue. Y en segundo lugar, mediante la realización de preguntas concretas que solo un profundo análisis y la comparación de las fuentes primarias, es decir, las relaciones oficiales, las crónicas y las cartas personales, puede responder. Por suerte, se han conservado numerosas crónicas e historias de la llamada conquista y las guerras civiles, tanto en el Perú como en Chile, destacando las de Pedro Cieza de León, el Inca Garcilaso de la Vega, Alonso de Góngora Marmolejo, Pedro Gutiérrez de Santa Clara, Francisco de Jerez, Pedro Pizarro, Juan Ruiz de Arce, Titu Cusi Yupanqui, Agustín de Zárate, Antonio de Herrera y un largo etcétera. Aun así, Antonio Espino no se queda en la mera repetición de la información aportada por las fuentes, sino que la somete a crítica mediante factores de elucidación como las lealtades del autor, y por tanto la intencionalidad de su obra, y la cercanía, tanto cronológica como geográfica, del autor a los hechos que cuenta.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Borodinó o el fin del Primer Imperio francés

De esta manera, Espino desmitifica numerosas ideas que secularmente se han anquilosado en las conciencias colectivas, y pone de relieve cuestiones que no se habían tenido en cuenta. En primer lugar la más clara de todas ellas, y es que un puñado de españoles no conquistaron el Imperio inca, sino que un puñado de excelentes militares españoles lideraron a una gran agrupación de pueblos indígenas del Perú, que se rebelaron contra el yugo inca a la llegada de aquellos, como los cañaris o los chachapoyas, poniendo en jaque y venciendo a un estado inca en declive desde la muerte del emperador (inca en quechua) Huayna Cápac y la guerra civil entre Atahualpa y Huáscar. En otro sentido, destaca el empleo sistemático por parte de los españoles del terror como arma psicológica ante la posibilidad de levantamientos, con mutilaciones y ejecuciones ejemplares, lo que, por otra parte, no era idiosincrático de los hispanos, sino algo común en el Viejo Mundo. Y al mismo tiempo las terribles represalias de los incas contra los pueblos aliados de los españoles.

Título: Plata y sangre. La conquista del Imperio inca y las guerras civiles del Perú Autor: Antonio Espino López Editorial: Desperta Ferro Ediciones Año: 2019 Páginas: 327 Precio: 24´95€

En definitiva, se nos presenta la historia de una guerra en la que no hay buenos ni malos, justos ni injustos, aunque bien es cierto que en las crónicas no pocas veces señalan los soldados la crueldad de sus capitanes con los indios. Las guerras civiles, por otra parte, ponen  de relieve la ralea de quienes acudían al Nuevo Mundo a hacer fortuna, no por la grandeza de España, ni por Dios ni por la civilización, sino por la posibilidad de hacer fortuna.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Ferrer Guardia: el primer "influencer" español

Por último señalar un hecho significativo, y es la adaptación de las tácticas militares españolas, heredadas de las reformas efectuadas en tiempos de Gonzalo Fernández de Córdoba, al terreno y a las condiciones concretas del Perú, primero en la lucha contra el Imperio inca, y después en el enfrentamiento fratricida.

En resumen, en esta obra encontramos un buen análisis, nada farragoso y fácil de seguir, de las guerras llevadas a cabo por los españoles, contra los incas y entre sí, en el Perú durante el segundo cuarto del siglo XVI. Sin ideologías y sin prejuicios: un trabajo  histórico objetivo y honesto que pone de relieve la potencia militar española de época moderna.

¡Toca aquí para hacerte del Club Democresiano! Hay cosas bonicas

Graduado en Historia por la Universidad CEU San Pablo de Madrid y Máster en Historia y Ciencias de la Antigüedad por las Universidades Complutense y Autónoma de Madrid, realizando prácticas en el Archivo Histórico del Museo Cerralbo. Actualmente realiza su tesis doctoral sobre el juramento de fidelidad del legionario romano. Ha cursado estudios de latín en la Universidad Eclesiástica San Dámaso. Ha participado en las Campañas IV, V, VI, VII y X de Excavaciones en la ciudad romana de Los Bañales (Uncastillo, Zaragoza). Ha publicado en varias revistas académicas, como Gladius (CSIC) o Auctoritas, además de colaborar con la revista digital de análisis El Debate de Hoy, y ha participado en congresos como el IV Congreso Internacional de la Asociación Española de Historia Militar en 2017 o el XII Congreso Internacional de la Sociedad Española de Ciencias de las Religiones en 2018. Desde octubre de 2012 hasta junio de 2018 fue redactor de Historia en la revista digital de humanidades Hombre en camino, y desde abril de 2013 es integrante del coro Schola Antiqua, dedicado al estudio e interpretación de música antigua, como canto llano, gregoriano y mozárabe.

Lo último de Historia

Ir al inicio
A %d blogueros les gusta esto: