Este momento tenía que llegar tarde o temprano.

Cuentan que cuando el escritor catalán Josep Pla visitó por primera vez Nueva York, en 1954, quedó boquiabierto con la altura y magnificencia de los rascacielos de Manhatan, con la profusión de luces, de coches por todas partes, de tiendas a rebosar… Escolti —interrumpió a su guía— i tot això qui ho paga?

Democresía lleva ya más de seis años creciendo y el pequeño blog colaborativo que creamos en 2014 se ha convertido en una pequeña revista online con dos premios de ámbito nacional, más de 1.500 artículos publicados y un flujo de visitas que, por ahora, ronda las 50.000 lecturas mensuales. Todos estos datos son magníficos, pero una de las cosas que más nos llena de orgullo es la cantidad de visitas que recibimos desde cursos virtuales de muchas universidades y colegios, cuyos profesores han pensado que nuestros textos pueden enriquecer la formación de sus alumnos.

Todo esto habría sido imposible sin los más de 90 colaboradores que generosamente han compartido con nosotros sus conocimientos gratis et amore, sin mayor afán que comunicar aquello que creen valioso para nuestros lectores. Nosotros, por nuestra parte, hemos dedicado horas incontables a escribir, a difundir, a corregir textos y a mantener la página en funcionamiento. Por supuesto, tampoco hemos visto un euro. Ni lo pretendemos.

Ahora necesitamos contar también contigo

Mantener a flote esta pequeña embarcación tiene unos gastos que han ido creciendo poco a poco con los años. Tenemos que pagar el mantenimiento de nuestro dominio web (la dirección, democresia.es) y el hosting (el servidor de Internet donde se aloja la página). Como la web ha ido creciendo tanto en número de artículos como en afluencia de lectores, los requisitos del servidor han crecido también y, con ello, la factura anual.

Como resultado, nos ha salido un hobby un poco caro (tampoco es que sea desorbitado). Sin embargo, con un número relativamente pequeño de personas se animaran a colaborar con un donativo puntual de entre 1 y 5 euros, la continuidad de Democresía estaría garantizada.

En los próximos días vamos a hacer cuentas para poner negro sobre blanco los gastos que implica la página. Cuando lo hagamos, os invitaremos a quienes estáis apuntados como posibles colaboradores a que nos echéis un cable. Para que te avisemos, suscríbete a nuestro boletín mensual y marca la opción ‘Que me avisen de cómo colaborar’.

Nosotros, nuestras esposas y todos nuestros lectores, os lo agradeceremos.

¿Y qué haréis si sobra dinero?

Como hemos dicho, no tenemos ninguna intención de pagarnos las copas con esto. De modo que si (Dios lo quiera) superásemos la cantidad que necesitamos para pagar los gastos de Democresía, os preguntaremos si preferís que guardemos los fondos para el próximo pago, o que lo donemos a Cáritas.

En cualquier caso, transparencia total. A través de esta página daremos cuenta del dinero recibido y de los gastos a los que va destinado.